Maduro no es de izquierda, nunca lo fue. Que Trump, que Bolsonaro y los líderes de la derecha y ultraderecha más asquerosos del mundo sean sus haters podría hablar bien de Maduro, pero ni eso le ayuda. Maduro es igual o peor que ellos, lobbistas y bestias autoritarias.