La señora K, el juez Hinostroza y Cipriani son la santísima trinidad del lodazal en el que las peruanas y peruanos tienen que luchar por la libertad de sus hijos.